EL COLOR DEL 2016 INTERIORISMO, OCRE DORADO

martes, enero 26, 2016

Buenas Secret Adict@s,

Hemos empezado el año con buen pie y es que este año es el año del color Ocre Dorado en cuanto al color del interiorismo (toda la info en Bruguer.es) y es que como cada año, el Centro de Estética Mundial de AkzoNobel reúne a un grupo de respetados expertos independientes para debatir las tendencias que van surgiendo en todo el mundo.

Este proceso permite designar una serie de tendencias con una idea predominante que capta el sentir del momento. Esta tendencia predominante, en la que se inspiran otras tendencias y paletas de color, queda reflejada en la publicación anual por excelencia: Colour Futures. 

Este 2016, las tendencias de color para aplicar al interiorismo recogidas en CF16 se resumen bajo el concepto “Mirar hacia ambos lados” que, con el Ocre Dorado como protagonista, invita a ver la ventaja, tanto de la tradición, como también de la innovación moderna, en que la importancia de sopesar opiniones y perspectivas opuestas nunca fue más fuerte que ahora. Esta dualidad es la influencia impulsora para este año. 



Al identificar un color que conectara con la tendencia predominante de “Mirar hacia ambos lados” se observa que todas las tendencias clave para 2016 tienen un elemento dorado en ellas. Es la ‘hora dorada’ de lo Oscuro y lo Claro; es el oro que aparece en el Legado y el Futuro, tanto en las pinturas de los antiguos maestros, como en las tendencias del diseño moderno. Por ello, de una amplia paleta de amarillos, se ha seleccionado un dorado, que, traducido a un color casi ocre, sigue siendo lo suficientemente brillante como para atraer la atención, al tiempo que también se refiere sutilmente al pasado y al color de la tierra, combinándose bien con otros tonos. Una evolución y una transición natural del Naranja Cobrizo, Color del Año en 2015. 

Impulsar las bases de nuestra identidad. El punto de partida de esta tendencia recae sobre la idea de que “Debes conocer tu pasado para diseñar tu futuro”. Las marcas mundiales actuales valoran mucho el hecho de explorar y presentar su historia pasada. ¿Por qué? Porque sus legados les confieren una autenticidad y credibilidad a prueba de falsificación; les dan un sentido de longevidad y también les ayudan a darle forma a su futuro. 






Al mirar hacia ambos lados, pueden inspirarse en el pasado para demostrar las bases de su identidad y ganar confianza para sus próximos pasos hacia el futuro. Las referencias a lo antiguo pueden contrastarse con la actualidad moderna – o fortalecerla; y hay una sensación de que al apreciar nuestra historia, tanto como personas como compañía, generamos valor y tomamos forma y nos preparamos para diseñar el futuro. Trasladando esta idea a una paleta de colores, vemos los rojos que reflejan nuestro rico legado, pero también con un toque de brillante contemporaneidad que apunta al futuro.

Documentar nuestras vidas. Vivimos en una época de saturación visual, en la que cada uno de nuestros momentos es registrado y publicado en las redes sociales. La consecuencia es que vemos cantidad por encima de calidad, con imágenes que cada vez están más devaluadas por el uso excesivo de las mismas. La vieja expresión “una imagen vale más que mil palabras” ahora casi se ha revertido, dado que las palabras – orales o escritas – están desapareciendo cada vez más de nuestras vidas tan agitadas. Por ende, las palabras ahora tienen un poder renovado, sobre todo si se las usa en el contexto correcto. 

La tendencia a las palabras puede verse en el uso de letras en el diseño de interiores y en la arquitectura, pero más que tener palabras e imágenes contrapuestas, lo que tenemos ahora es unas completando a las otras. La paleta de colores correspondiente usa el azul de la tinta y el gris del grafito en contraste con tonos familiarizados con los teléfonos inteligentes y los filtros de las redes sociales.

Celebrar la noche. Una de las principales tendencias para 2016 es la importancia de la oscuridad. La introducción del Earth Hour, en que millones de personas de todo el mundo apagan sus luces el mismo día, ha puesto de manifiesto cuánto nos afecta la contaminación lumínica a todos. 








De la misma forma que necesitamos de la oscuridad para ver las estrellas más claramente en un cielo nocturno, los pintores holandeses del siglo XVII mostraron cómo con sus técnicas capturaban el lustre y cómo el juego de luces quedaba mejor plasmado en la tela en contraste con los tonos oscuros. Muchos de los colores de esta paleta se mezclan sin fisuras, rememorando los tonos del atardecer y del amanecer durante la ‘hora dorada’.

Libertad dentro de un marco. Cada vez más vemos el atractivo derivado de salir de las estructuras para poder encontrarnos a nosotros mismos en el mundo moderno. Pero es imposible pensar en volver a la vida salvaje y vivir sin Internet, sin un marco de referencia. Necesitamos fronteras en las cuales vivir, aun cuando busquemos revelarnos contra ellas. La libertad solo puede entenderse dentro del contexto de una estructura. 

En otras palabras: no podemos romper el molde sin antes tener un molde. Por ende, los colores de esta paleta son vívidos y traviesos, pero, no obstante ello, se encuentran fijados dentro de una estructura de blanco y negro.




Os dejo la lista de reproducción completa, para que la veáis: https://www.youtube.com/playlist?list=PLNsq3S1Y9iJ3S7CT5IxCZxrTmqCgtD8JK




Muchas gracias por los comentarios :).

Image and video hosting by TinyPic



                         Sígueme en FacebookTwitter e Instagram


















You Might Also Like

0 comentarios

Quizás te interese también:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...