BROCHA AQUÍ, BROCHA ALLÁ ALICE IN BEAUTYLAND

lunes, febrero 19, 2018

Buenas Secret Adict@s,

Brocha aquí, brocha allá,maquíllate, maquíllate.... jeje, no es así pero en tema de maquillaje sí y es que nos encanta estar al día de las últimas tendencias en belleza y más en productos y accesorios de maquillaje. Buscamos la base perfecta para nuestra piel, los mejores coloretes, máscaras de pestañas, labiales, pero lo que nos encanta tener es un buen conjunto de brochas.

Alice in Beautyland tiene unas brochas ultra-suaves y de tamaño perfecto, que las podemos llevar en el neceser. Se adaptan a cualquier forma del rostro y no causan ninguna irritación. Además, duran y duran como las pilas duracel, pero eso sí, hay que cuidarlas y limpiarlas con jabón neutro y agua una vez a la semana (no podemos olvidarnos de este detalle).



Brocha Kabuki nº10

Brocha de mango metálico y pelo sintético. Facilita una aplicación profesional y muy natural de la base de maquillaje o de los polvos.

Cómo usarla: presiona la brocha sobre el envase de tu polvera y da vueltas con la brocha dentro del propio envase para recoger los polvos. A continuación, extiende sobre la piel con suaves movimientos circulares. Para regular mejor la cobertura y evitar el ‘efecto máscara’, ve añadiendo capas en lugar de coger mucha cantidad.

P.V.P.: 20€.



Brocha de colorete nº20

Brocha de mango de madera y pelo sintético. Su reducido diámetro permite jugar con el dibujo de los contornos, definiendo con precisión -y mesura- tanto las zonas pequeñas (mentón, sienes…) como las grandes (pómulos).

Cómo usarla: coloca la brocha en la superficie de tu envase de colorete. Presiona o voltea el envase hasta recoger la cantidad de polvo deseada. Da pequeñas vueltas con la brocha en el envase para liberar el exceso. A continuación, extiende sobre los pómulos con un movimiento de dentro hacia fuera, y repite esta operación las veces necesarias hasta conseguir la cobertura apetecida.


P.V.P.: 16€.




¿Sabes cómo cuidarlas? ¿Cómo elegirlas? 

1. Elegir la brocha en función del producto.
“Podemos distinguir brochas para maquillaje en polvo o fluido; el tamaño es lo que da idea de la parte de rostro a las que van destinadas”, aclara Eva Raya, co-creadora de Alice in Beautyland.

“Los maquillajes en polvo, al ser más volátiles, funcionan mejor con brochas más grandes y cerdas más largas, mientras que los líquidos necesitan un tipo de pelo más corto y denso para poder deslizar bien el producto. Las brochas faciales son las más grandes, las medianas son para pómulos y mejillas, y las más pequeñas para ojos y labios. Cada una tiene una función distinta dependiendo de la densidad, forma, corte y largura de cerdas. Cuanto más largo y menos denso más difumina el pelo. Y al revés, cuanto más corto y denso, más define”.

2. Con poco (y bueno) basta.
“Si no te dedicas al maquillaje profesional o te quieres hacer algo realmente elaborado, con 4 o 5 es suficiente”, explica Eva Raya, co-creadora de Alice in Beautyland. “Apostamos por usar pocas brochas, de buena calidad y multifuncionales. De manera natural tendemos a simplificar y hacer uso de pocos accesorios, que se convierten en nuestros favoritos. Vamos siempre de arriba abajo y es interesante que el neceser pese poco y que las brochas nos faciliten un retoque rápido. 

¿Las esenciales? Una Kabuki para trabajar la base de maquillaje, una de colorete y otra pequeña y tupida para maquillar el contorno de ojos y poderla usar también como corrector. El resto de los productos (sombras de ojos o iluminadores) se puede aplicar perfectamente con los dedos”.

3. Acabado profesional.
“Un buen difuminado, sin cortes, marca la diferencia, y nada mejor que un buen producto trabajado con buenas herramientas. Al maquillar, menos es más. La base de maquillaje, que es la base de todo el conjunto, tiene que quedar lo más natural posible, la piel tiene que transparentar para evitar el efecto máscara”.

4. Los cuidados que las mantienen perfectas.
“Para que duren más tiempo en perfectas condiciones hay que evitar que el agua entre dentro del mango ya que puede alterar el pelo y el pegamento. Siempre es mejor lavarlas a mano y boca abajo en la dirección del pelo, preferiblemente con jabón neutro y agua templada realizando movimientos circulares en la mano o en una plantilla de silicona. Después hay que aclarar, retirar el exceso de humedad con una toalla o papel absorbente sin frotar y dejarlas secar al aire libre en posición horizontal, dejando las cerdas al aire en el canto de algún mueble”, aclara Eva.

“Dependiendo del frio o la humedad del ambiente pueden tardar de 1 a 3 días en secarse bien. No utilices secador u otras fuentes de calor. Tampoco suavizantes, lo único que conseguirías es apelmazar y estropear el pelo. Intenta mantenerlas fuera de lugares muy húmedos como el baño y protégelas del polvo ambiental, en un neceser o cajón”.

¿Vosotras, cómo cuidáis las brochas?

Muchas gracias por los comentarios :).





Image and video hosting by TinyPic

You Might Also Like

0 comentarios

Quizás te interese también:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...