COME BIEN, COME EQUILIBRADAMENTE CON DIETA COHERENTE

viernes, junio 08, 2018

Buenas Secret Adict@s,

Los que me conocéis bien sabéis que siempre he estado haciendo dieta. Soy una persona corpulenta y desde muy joven, los 16 años he vivido etapas de estar a dieta. Qué le voy a hacer si me gusta comer jejeje. Siempre lo he dicho a mi familia, anda que podía haber salido a otra persona de mi familia, pero no, he tenido que salir a la hermana de mi padre que es más rellenita. ¡Vaya suerte la mía! La quiero mucho, eso sí, pero eso no quita a lo otro jajajaja. 

Cuando uno es joven, hace dieta y enseguida lo quema, porque no es lo mismo tener 16 años que ya casi 35 años,¡ay madre cómo pasa el tiempo!¡Qué vieja me estoy haciendo! No, en serio, el cuerpo no es el mismo, el metabolismo tampoco y tampoco ayuda mucho el haber sido madre, que aunque dentro de poco va a hacer 4 años que tuve a mi peque, el cuerpo cambia y ya no vuelve a ser el mismo, salvo que tengas dinero y pases por quirófano. 

También es cierto que hasta que Alejandro no ha entrado en el colegio, no he podido dedicarme más a mí y ya tras el verano pasado, ver las fotos dije, Lorena hasta aquí hemos llegado. Así no puedes seguir y dicho y hecho. En Septiembre empecé el endocrino y entre dieta y ejercicio poco a poco empecé a bajar de peso. Ya son 11 kilos menos, pero todavía mi objetivo no se queda ahí y es que según yo, mi querer, necesito bajar 6 kilos para estar en el peso ideal, bajar esa barrera de los 70 que tanto me tiene frita.

Menos mal que DIETA COHERENTE se ha puesto en mi camino y llevo desde este lunes con la dieta y lo estoy llevando muy bien. Es cierto que he cambiado ciertos hábitos alimenticios, porque sigo haciendo cosas que hacia con la dieta del endocrino, pero también es cierto que hay momentos que una es débil y claro, se te van los ojos y la boca a cosas que no debes, ya me entendéis. Así que este es mi nuevo reto. 1 mes con Dieta Coherente y ahora os voy a explicar un poquito más.





Hay que tener una cosa bien clara, ¡esto no es el milagro de Lourdes! Con esfuerzo, ganas, dieta, ejercicio y aprender a comer equilibradamente, se consigue llevar una vida saludable.

La palabra "dieta" asusta a mucha gente, pero lo que podemos decir es "comer de forma equilibrada", parece que la cosa cambia y estamos diciendo lo mismo, pero hay palabras que se meten en nuestro subconsciente y ya nos deprime. Comer equilibradamente es ayudar a nuestro organismo a tener una buena digestión, a qué debemos ingerir cierta cantidad para nuestra salud, a que no derrochemos tanta comida.

Gracias a Dieta Coherente y a sus nutricionistas, junto con sus dietas personalizadas podemos llegar a perder peso de forma equilibrada. Lo bueno que tiene es que recibes recetas, trucos, recetas sencillas, coaching nutricional en todo momento, tanto a nivel de ejercicio como de motivación. Todo está en combinar de forma estratégica los alimentos.

Lo único que hay que hacer es elegir el tipo de dieta, si quieres para adelgazar, para hacer deporte, durante el embarazo, la lactancia, dieta antiaging, por alergias o intolerancia, por alguna patología o por haber tenido algún trastorno alimenticio. 

Como os he dicho, yo estoy motivada y durante este mes voy a seguirlo todo para ver si de verdad bajo esos 6 kilos que necesito. Sé que es por salud y ya por uno mismo, me he puesto ese objetivo y lo tengo que conseguir como sea. 

Es importante seguir las indicaciones que nos da el nutricionista. Hay que pesarse y medirse una vez a la semana, en mi caso lo voy a hacer los viernes y siempre hay que hacerlo nada más levantarse y sin ropa.




Yo siempre he dicho que para adelgazar, solo con dieta no sirve, que también es necesario hacer ejercicio, porque pierdes peso y al final todo se vuelve flácido. Hay que tonificar, moldear y eso se consigue haciendo ejercicio, no hay otra. Cada uno tiene que buscar el ejercicio adecuado para su salud. Yo soy de las de meter caña, que si no salto ni sudo es como si no hiciera nada, pero eso va en la persona. También se puede buscar una combinación, cardio+yoga; andar+pilates.... 

Lo que hace Dieta Coherente es ayudarte a mejorar los hábitos de una forma sencilla y práctica, como por ejemplo, tomar en ayunas un vaso de agua con limón, que lo que hacemos con ello es alcalinizar el pH, activamos el funcionamiento de la vesícula y activamos el vaciado intestinal. Hay que hacer 5 comidas al día, pequeñas cantidad pero hacerlas, es muy importante, porque si nos saltamos alguna comida llegamos a la siguiente con mucha hambre y podemos caer en la tentación de picar y hacer ejercicio. Si lo hacemos todos los días perfecto, si no por lo menos 2-3 veces por semana.

Todo parece muy bonito, pero también tengo que decir que hay que gente que no puede, que le gusta comer y no puede hacer dieta y es que las emociones juegan un papel importante a la hora de hacer una dieta. No todo el mundo está preparado ni tiene las mismas ganas. 

El hambre es un mecanismo de supervivencia de la especie humana, sin embargo, muchas personas no pueden o no saben controlar el apetito. Afectan factores sociales, comemos con prisa, más cantidad de la que necesitamos y en ocasiones por ansiedad, perdiendo el control sobre la ingesta de alimentos. 

Existen ciertas comidas conocidas como “confort foods” que se consumen con más frecuencia cuándo estamos bajos de ánimo o estresados. “Al comer algo que nos gusta, se libera dopamina, de igual modo que cuándo se consume una droga. Genera placer, relajación y bienestar, favoreciendo que la persona se ‘enganche’ a determinados alimentos para compensar sus emociones. Por eso es importante saber distinguir el hambre física de la emocional, y poder detectar los detonantes que arruinan tu dieta”, explica López Viéitez, creadora de la Dieta Coherente.




Las principales hormonas implicadas en el control del apetito son insulina, glucagón, cortisol, leptina y grelina. La insulina se segrega cuándo comemos hidratos de carbono o estamos más de 4 horas en ayunas. Si se activa demasiado, aumenta el apetito por el dulce y el almacenamiento de grasa. 

El glucagón es la hormona contraria a la insulina, se segrega cuándo comemos proteínas, por eso es importante incluir proteína en tus 5 comidas. El cortisol se activa en los estados de estrés crónico y favorece el aumento de grasa abdominal y la retención de líquidos. La grelina producida por el estómago, modula el apetito a corto plazo (para comer cuando el estómago está vacío y para parar con el estómago lleno). 

La leptina es producida por el tejido adiposo para señalizar las reservas de grasa almacenadas (para comer más cuando las reservas de grasa están bajas y menos cuando las reservas de grasa son altas). Los Hidratos de Carbono facilitan el transporte del triptófano para su conversión en serotonina (el neurotransmisor del placer y de la felicidad), “por eso, cuando estás bajo de ánimo el cuerpo te pide dulce”, apunta la creadora de la Dieta Coherente.

La Cronobiología estudia las variaciones cíclicas diarias de las hormonas. La actividad de la insulina es máxima al mediodía y se reduce mucho a partir de las siete de la tarde. Por eso es mejor tomar los hidratos de carbono en la comida del mediodía (pan, pasta, arroz, patatas) y cenar proteína con guarnición vegetal. 

Según un estudio publicado en el International Journal of Obesity, con 420 personas con sobrepeso que siguieron una dieta mediterránea durante 20 semanas (comían lo mismo, descansaban lo mismo, hacían el mismo ejercicio, pero la mitad realizaba la comida principal del día antes de las tres de la tarde), los comedores tardíos sólo perdieron 8 kg de media, mientras que el resto perdió 12. 

Cenar más tarde de las 21:30 desincroniza tu ritmo circadiano y altera la melatonina (hormona del sueño), que a su vez desestabiliza la insulina, favoreciendo un aumento de azúcar en sangre y de grasa corporal. Al trabajar a turnos o por la noche, se alteran los ritmos circadianos de las hormonas del apetito (leptina y grelina) y aumenta el consumo calórico total.

No sólo hacer dieta hace que nos veamos bien físicamente, también nos rejuvenece y es que existen varios factores responsables del envejecimiento prematuro, pero el principal es el estrés oxidativo provocado por los radicales libres, procedentes del exterior (contaminación industrial, tabaco, radiación, medicamentos, aditivos, pesticidas, consumo excesivo de fritos, ejercicio intenso…) o del interior (reacciones químicas de la respiración, la renovación celular y de la actividad de las mitocondrias, la central energética de la célula).

Por eso muchas veces cuando adelgazamos nos dicen qué parece que estamos más jóvenes y es que al tener más peso parece que seamos más viejos. Cumplir años los cumplimos todos, pero podemos frenar ese envejecimiento. ¿Cómo? Con estos 10 consejos. Os dejo enlace aquí 
(https://www.dietacoherente.com/10-consejos-antiaging-retrasar-envejecimiento-prematuro/) para vayáis directamente y veáis los beneficios que tiene para la salud. ¡Hay que seguirlos todos!

1.Antioxidantes
2.Minerales
3. Omega 3
4.Más fibra
5. Evitar el azúcar oculto
6. Dejar el tabaco y reducir el consumo de alcohol
7.Aumenta el consumo de cebolla, ajo y puerro
8.Bebe de 1,5 a 2 l de agua al día
9.Dormir al menos 7 horas
10.Nutricosméticos




Cuando estamos a dieta nos pasamos mirando todo lo que lleva los productos a la hora de ir a comprarlos. ¿Sabíais que la acrilamida es cancerígena?
Es un compuesto orgánico que se forma a partir de asparagina (un aminoácido) y azúcares reductores, cuando se someten los alimentos a temperaturas superiores a 120 °C y con bajo nivel de humedad. Se forma principalmente en alimentos ricos en hidratos de carbono, horneados y fritos. Ha entrado en  vigor un paquete de medidas aprobadas por el Parlamento Europeo para que la industria alimentaria reduzca la acrilamida presente en sus productos.

Los alimentos con mayor proporción de acrilamida son los cereales de desayuno, las patatas fritas, otros tubérculos fritos (batata, zanahoria, remolacha…), snacks, café, café soluble, sucedáneos de café (a base de achicoria y/o cereales), galletas, galletas saladas, masa de hojaldre, comida precocinada (croquetas, empanadillas…), cereales infantiles, potitos infantiles, bollería, barritas de cereales, cucuruchos, barquillos, pan, pan tostado, panecillos, biscotes, frutos secos tostados, frutas secas (como ciruelas pasas, orejones o uvas pasas), chuches, etc.

Los alimentos elaborados a base de maíz y arroz (aptos para celíacos), tienen menor contenido en acrilamida que los semejantes elaborados a partir de trigo, avena, cebada o centeno.

Es necesario establecer medidas de mitigación para reducir la presencia de acrilamida en los productos alimenticios, seleccionando variedades de materias primas que contengan menos precursores, o sometiéndolas a tratamientos tecnológicos. “Por ejemplo, se puede utilizar asparaginasa, una enzima que reduce la presencia de asparagina en las materias primas y dificulta la formación de acrilamida. Al incrementar la humedad, reducir la temperatura o el tiempo de exposición al calor también se consigue reducir la formación de acrilamida”, apunta López Viéitez.




Aquí tenéis los 10 consejos para reducir la ingesta de la Acrilamia https://www.dietacoherente.com/consejos_coherentes/ , nos lo propone la Dra. Amil López Viéitez, entre ellos respetar los tiempos y temperatura por el fabricante; evitar alimentos tostados o crujientes; que no se queme la comida; reducir el consumo de snacks salados y bollería industrial entre otros. 

Así que nada, vais a ir viendo en las redes mis resultados, que espero que sean de lo más favorables :).

Muchas gracias por los comentarios :)






Image and video hosting by TinyPic

You Might Also Like

0 comentarios

Quizás te interese también:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...