IZTAC,ALTA COCINA MEXICANA

lunes, junio 03, 2019

Buenas Secret Adict@s,

Ahora que los días son más largos, tenemos más horas de calor, los españoles somos de salir de trabajar y salir con los amigos a tomar algo y cenar fuera, porque eso de hacer calor y meternos en casa no va con nosotros. Nos encanta probar cosas nuevas, por lo menos a mí y más si de antemano te hablan maravillas de uno de los mejores restaurantes de Madrid y ya si os digo que es cocina mexicana ni os cuento. Y me diréis, ¿pero Lorena qué dices? ¿comida mexicana? ¡Si eso pica! o también, ¡anda te vas comer unos nachos! Tenemos un prototipo hecho de la cocina mexicana que no tiene nada que ver. Bueno, si quieres ir a lo tradicional, pues perfecto, pero donde fui no tiene nada que ver con lo que he visto y he probado, para nada y os digo de antemano que tenéis que ir.

IZTAC, que a continuación os contaré su historia, es alta cocina mexicana. Sus platos todo un majar para nuestro paladar. Nada más entrar es trasladarnos a sus orígenes, a su cultura, su tierra, tanto en la decoración como en la cocina. 





Situado en una zona céntrica de Madrid, en Plaza de la República de Ecuador, 4, Iztac nos traslada durante un ratito a la historia de México, tanto por su sabrosa gastronomía como la esencia de la decoración del lugar. 

La noche en la que fui a cenar con un grupo de periodistas y amantes de la gastronomía, contamos también con la presencia de Jorge Vázquez, dueño de Iztac y no hay nadie mejor que él para contarnos la historia de por qué el nombre y no otro. 

IZTAC recibe el nombre de la leyenda de los amantes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Una historia de amor ambientada en el esplendor del Imperio Azteca, que relató la tragedia de los dos enamorados. Dominado el valle de México por los aztecas, numerosos pueblos de alrededor, cansados de pagar el tributo obligatorio, decidieron luchar por la libertad del pueblo. Uno de ellos, el cacique de los tlaxcaltecas, padre la joven y bella protagonista, Iztaccíhuatl, depositó su confianza en el joven guerrero prometido de su hija, Popocatéptl, para liderar el pueblo.

Éste parte a la batalla con la promesa de tomar la mano de la joven si regresaba victorioso de la batalla. Al poco tiempo, un rival del joven, celoso del amor que ambos se profesaban, confiesa a la joven que su amado había muerto durante el combate. Pero todo era falso.



Abatida por la tristeza y dolor de pensar haberle perdido, ella muere. El joven Popocatépetl desconocía lo que le había ocurrido a su amada al regresar de la batalla. Al enterarse, quiso honrar su amor y mandó construir una gran tumba ante el sol amontonando diez cerros formando una montaña.

En brazos cargó a su amada hacia la cima. Allí la recostó sobre el suelo y le dio un beso póstumo. Con una antorcha en la mano se arrodilló a su amada para velar por su sueño eterno y desde entonces permanecen juntos uno frente al otro. 

Con el paso del tiempo y la nieve cubriendo los cuerpos, los dos se convierten en grandes volcanes y la leyenda añade que cada vez que él se acuerda de su amada el volcán arroja cenizas en un simil a la pasión de su antorcha echando humo.

En cuanto escuché la historia se me pusieron los pelos de punta y la verdad que fue muy bonita. De ahí viene el nombre del restaurante y se ve reflejado en los lienzos que hay colgados por el artista Gabriel Moreno, el cual se inspiró en esta leyenda para pintarlos. En él se ven reflejados esos sentimientos que tenían ambos, esa pasión, esa fuerza, ese amor y que ahora esos volcanes se admiran desde la ciudad de México.



Su interior, gracias al estudio de arquitectura Free Hand, hace que sea acogedor, te hace sentir como en casa, con una decoración elegante y minimalista con materiales robles aportando sensación de calidez al ambiente.

Iztac también me gustó porque la zona de la cocina es abierta, con grandes ventanales, donde se puede ver a los cocineros cómo están trabajando las materias primas de los platos. Liderada por el chef mexicano Nacho Oropeza, nos trasladó a los auténticos sabores de México, cada plato fue sorprendente. De cada uno de ellos hubiera repetido, os lo aseguro, ¡qué delicia de platos!







Sabor y color en cada plato. Su carta recorre desde el noroeste en Baja California hasta el suroeste en Quintana Roo. 32 estados plasmados en cada una de sus creaciones, para que veáis cuanta gastronomía mexicana desconocida por nosotros. 

Empezamos por un Cóctel de Vieira, muy jugoso y fresquito. Al puro estilo de Boca del Río Veracruz, salta coctelera con vieira, mejillones, aguacate y pico de gallo. Acompañado de galletitas saladas. A continuación, Pellizcaditas Veracruzanas, que se dice así porque la tortillita está como pellizcada para que su contenido no se caiga. Estaba increíble este plato.





Después un Queso relleno y Muslos de codorniz en salsa botanera; Taco Árabe, precursor del taco pastor como se llama ahora; Costillitas de la Estación y de pescado fue Mextlaplique que venían con unas verduras echas al carbón. Este plato me gustó mucho, estaba muy suave el pescado y fue uno de mis favoritos.









Para poner guinda a la noche, nos trajeron de postre una Tartaleta de Cajeta y Gelatina de Guanábana y Palanqueta, que estaba de muerte. 





Por supuesto, no puede faltar las bebidas. Desde cócteles, micheladas, una gran lista de mezcales y como no, los margaritas, que en esta ocasión no quise probar porque luego tenía que coger el coche, pero para la próxima no me quedo con las ganas.

Por eso os digo, que la cocina mexicana no está nada valorada y que hay mucho más por descubrir. Iztac no es un restaurante al uso común como estamos acostumbrados, pero en cuanto pruebas su cocina te das cuenta lo que se pierde uno. Sin duda se ha convertido en uno de mis favoritos de Madrid.

Para más información:


Plaza de la República del Ecuador, 4    28016 Madrid
Horario: todos los días desde 13,30 h. a 16.30 h / 20.30 – 0.00h.
Precio medio: 40 €

Muchas gracias por los comentarios :).





Image and video hosting by TinyPic

You Might Also Like

0 comentarios

Quizás te interese también:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...